Calle Don Juan de Austria, 34

La revolución del consumo colaborativo en el área financiera 

¿Sabes lo que es la economía colaborativa y cómo afecta al sistema financiero?

 

Las relaciones entre proveedores y consumidores siempre han estado marcadas por un margen lucrativo acompañado de un nombre mercantil prestigioso; sin embargo, esta era ha de romper con este paradigma creando nuevos modelos de consumo, entre ellos: el consumo colaborativo.

Esta nueva modalidad, también llamada economía colaborativa, tiene como objetivo satisfacer las necesidades mutuas de los usuarios y no necesariamente hablando de ingresos. Su funcionamiento se extiende a diversas áreas: educación, plataformas de intercambio de servicios y bienes, producción e incluso financiamiento. Desde mediados de 2010, la economía colaborativa ha estado tomando parte en diversos sectores, entre ellos: el transporte (Uber). Pese a ello, no se había hecho notar hasta que ha llegado al sector del financiamiento.

La incertidumbre de la banca ante la economía colaborativa

Los sistemas convencionales, presenciales y poco flexibles de la banca, han generado en el usuario un creciente disconfort que ha sido mitigado por las novedosas bancas online que ofrecen préstamos otorgados por personas naturales o jurídicas no necesariamente vinculadas a una actividad comercial o institución financiera.

Estos préstamos, créditos… Son otorgados por personas que poseen la rentabilidad o fondos para cubrirlos y no necesitan de un excesivo papeleo o rígidos requerimientos para solicitarlos, además, no se encuentran sujetos a las regulaciones bancarias del Estado. Estas ventajas de la economía colaborativa ponen en una situación desfavorable a las bancas convencionales, cuyo sistema de crédito es más accesible para los préstamos funcionarios o altas figuras de la economía; al contrario, la nueva modalidad colaborativa permite que cualquier usuario natural acceda a un préstamo personal de la misma magnitud de los préstamos funcionarios.

Para salir de esta fuerte incertidumbre existencial, la banca y sus órganos reguladores tendrán que modificar todo el sistema obsoleto que manejan y adaptarlo a las nuevas necesidades del usuario, que para bien o para mal definen el mercado, creando un nuevo sistema interactivo que sea más accesible (y no solo para créditos o préstamos funcionarios) y satisfaga los requerimientos tecnológicos e innovadores de la nueva generación.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES. Pinche en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies